• 28 mayo, 2020

    “Proponemos medidas preventivas que minimicen riesgos al tiempo que nos permitan una reactivación efectiva y viable”

    Iker Goikoetxea señala que el sector de los eventos y congresos tiene que ser “optimista”, ya que “poco a poco vamos viendo la luz en el túnel, vamos viendo progresos y ahora más que nunca tenemos que confiar en nuestras posibilidades"

Iker Goikoetxea, presidente de la Asociación de Palacios de Congresos de España (APCE) y director gerente del Palacio de Congresos Kursaal, ha señalado que el sector de los eventos y congresos tiene que ser “optimista”, ya que “poco a poco vamos viendo la luz en el túnel, vamos viendo progresos y ahora más que nunca tenemos que confiar en nuestras posibilidades para volver a una normalidad lo más normal posible”. El presidente de APCE se ha referido en este sentido a la problemática que vive el sector en una entrevista realizada al programa “Hoy por Hoy San Sebastián” de la Cadena Ser.

El presidente de APCE ha señalado que en estas fechas de desescalada tan importante es lo que se puede hacer cómo el cómo se pueden hacer. “Con los aforos permitidos actualmente es inviable económicamente poder hacer algo”.

“Junto a la Asociación de Ferias de España, hemos conseguido abrir una vía de interlocución con el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo para proponer medidas preventivas que minimicen riesgos al tiempo que nos permitan una reactivación efectiva y viable”.

En cuanto a las propuestas planteadas, Goikoetxea hace referencia a dos tipos: una relativa a ayudas, ya que el sector de los Congresos y las Ferias -los eventos en general- es uno de los que más ha sufrido el impacto de la crisis sanitaria. “Y no sólo los Palacios o Recintos Feriales sino toda la cadena de valor que hay detrás, mucha empresa pequeña que vive de los eventos, y para las que la situación es especialmente compleja”. La otra línea propositiva tiene que ver con la reapertura, el volver a empezar tomando las medidas necesarias. “Creemos que si se adoptan tanto medidas razonables de distanciamiento como higiénico sanitarias, no tiene por qué haber un número finito máximo de asistentes para un evento; se puede asegurar un distanciamiento ya sea por aforo -como en otros sectores de actividad- o por densidad (x personas por y metros cuadrados)”, señala el representante de los Palacios de Congresos.

“La propia definición de un congreso exige que se reúnan más de cincuenta personas, por ejemplo. Por ello hemos intentado trasladar nuestra inquietud porque la actividad se reabra en términos tanto operativos como económicos viables, planteando que no exista una limitación de personas finita, sino unas medidas a adoptar para cada evento. No conseguiremos arrancar si formalmente podemos abrir y las condiciones son excesivamente exigentes”.

“Sé que hay ocasiones que no es fácil entender algunas medidas, pero soy de pensar en positivo, y desde la tranquilidad y la responsabilidad sanitaria asumir las medidas que haya que asumir, sin renunciar a que podamos trabajar en unas condiciones mínimamente viables”.

Sobre los efectos de la crisis para los Palacios de Congresos, Goikoetxea señala la dificultad extraordinaria de gestión que supone no tener ninguna actividad ni por lo tanto ningún ingreso durante tanto tiempo, traducida en tener que gestionar consecuentemente los gastos desde los valores que decimos tener y creyendo en lo coyuntural de la situación. “Aunque la rentabilidad de los eventos venideros será limitada, todo ingreso será bienvenido. Debemos afrontar esta nueva fase con ilusión y optimismo”.

“2020 será un año de pérdidas importantes, pero debemos afrontar 2021 con la ilusión de que sea un año de recuperación. Todo va a depender de la velocidad de esa recuperación. Es difícil hacer escenarios en este contexto, pero desde la prudencia hay que esperar que el próximo sea un año razonablemente bueno”.

Por último, el representante de los Palacios de Congresos de España destaca el papel de los ciudadanos. “Soy optimista. Considero que este confinamiento nos ha servido para confirmar que el ser humano es un ser “sociable” y necesita compartir con otras personas, mirando a los ojos, percibiendo los matices gestuales, y por lo tanto total confianza en que las reuniones físicas renacerán con fuerza, para seguir compartiendo conocimiento, valores, motivación, confianza, de persona a persona. Espero que esa nueva normalidad podamos afrontarla lo más pronto posible”.