• 21 julio, 2021

    "Los Palacios de Congresos hemos dado una lección de flexibilidad, capacidad de adaptación y resiliencia"

    Dentro de nuestra serie de entrevistas para conocer el estado de los Palacios de Congresos, su adaptación y transformación a los nuevos tiempos, hoy entrevistamos a Yolanda de Aguilar, directora general de FYCMA en Málaga y miembro del Comité Ejecutivo de APCE

 

Continuamos con nuestra serie de entrevistas a los responsables ejecutivos y miembros del Comité de la Asociación de Palacios de Congresos de España para conocer, de primera mano, cómo ha afectado, y lo sigue haciendo, la crisis sanitaria al sector de los eventos y a la actividad de los palacios miembros, así como para conocer sus expectativas y valoraciones sobre cómo se está preparando el sector de cara al futuro más inmediato. Tras las entrevistas a María del Mar Carnero, Javier Lacunza, Sylvia Andrés y Belén Mann, hoy publicamos la entrevista realizada a Yolanda de Aguilar, directora general de FYCMA, Palacio de Ferias y Congresos de Málaga.

 

¿Cuáles son sus atribuciones y competencias dentro del Comité Ejecutivo de APCE?

Soy vocal y me ocupo junto con el presidente de coordinar el apartado de Relaciones Institucionales y de la interlocución con AFE (Asociación de Ferias Españolas), con quien compartimos numerosas sinergias y metas comunes. Además, en colaboración con Belén Mann, de IFEMA, me ocupo de los temas formativos. También represento a la asociación en la Mesa del Turismo, principal órgano independiente a nivel nacional para la defensa de los intereses de la industria turística. 

 

¿Cómo se están adaptando los Palacios de Congresos a esta nueva situación? La realidad más inmediata va a ser la apuesta por los eventos híbridos?

Creo que los Palacios hemos dado una lección de flexibilidad, capacidad de adaptación y resiliencia. Más allá del impacto coyuntural en la propia actividad, que nos ha obligado a redefinir estrategias en tiempo récord, hemos sido pioneros en la implementación de protocolos sanitarios y de seguridad más avanzados y sofisticados que el de otras instalaciones que de manera habitual concentran por su naturaleza grandes volúmenes de personas diariamente. Todo ello en un contexto de incertidumbre y dificultades sin precedentes y demostrando en múltiples casos nuestra polivalencia al poner nuestros espacios y conocimientos al servicio de la emergencia sanitaria. Creo que precisamente esta capacidad para proveer de manera urgente y eficaz soluciones apremiantes para hacer frente a la pandemia, es un claro ejemplo del valor que tiene la especialización y el ‘know-how’ del que disponemos. 

 

Como para cualquier sector, los meses más duros de la pandemia y del confinamiento entendemos que sirvieron para reflexionar y adaptarse a la nueva realidad venidera. Lo que no suele permitir la rutina y vorágine del día a día. ¿Ha servido ese tiempo para marcar la línea estratégica de actuación y transformación de los Palacios?

Es importante destacar que el hecho de que no hubiera actividad presencial no ha significado, ni mucho menos, una merma en la actividad organizativa y de gestión. Una eventualidad de estas características ha requerido un trabajo de coordinación y atención permanente a clientes, proveedores y al resto de empresas y agentes que conforman la cadena de valor que da soporte a nuestro negocio. En este sentido, además, hemos liderado la interlocución con las administraciones para trasladar las inquietudes y necesidades de todo el sector, de los más penalizados por la situación. Dicho esto, es obvio que ante un cambio de escenario tan drástico e imprevisible nos hemos visto obligados a poner el foco en el desarrollo de nuevos planteamientos y estrategias, pues las perspectivas y proyecciones a corto y medio plazo cambiaron. Ese análisis y esa reflexión han supuesto, sin lugar a dudas, una oportunidad para auditarnos a nosotros mismos y repensar hacia donde queremos ir. En el camino estamos obteniendo un valiosísimo aprendizaje y adquiriendo competencias que nos han hecho más fuertes y competitivos en aspectos determinantes como digitalización, seguridad o accesibilidad, entre muchos otros. 

 

¿Cómo describiría el estado actual y el futuro más inmediato en el que se encuentra el sector de los eventos?

Estamos en una fase de reactivación que no es homogénea. La producción propia avanza, por lo general, a mayor velocidad. El organizador privado necesita un contexto de certidumbre que previsiblemente llegará, si la evolución de la situación sanitaria es favorable, a partir de septiembre. En este sentido, el nivel de reservas es halagüeño, y a poco que el contexto sea todo lo positivo que esperamos, el crecimiento de la actividad irá recuperando los niveles prepandemia a lo largo de 2022 con la recuperación plena del mercado asociativo, que es fundamental. Otra cosa es la rentabilidad, ya que las limitaciones de aforo y la inversión en recursos preventivos tienen su impacto, pero es un tema totalmente asumido por el sector. Somos optimistas porque el feedback que nos llega es claro y contundente: es necesario volver y hacerlo de manera presencial. Existe un valor en el contacto personal que es irrenunciable, más allá de que el ámbito digital nos ayude a mejorar y optimizar procesos, y a generar experiencias enriquecedoras y complementarias.  

 

¿Qué mensaje final enviaría a quienes se preguntan por la seguridad, adaptación y profesionalidad que se aporta desde las instalaciones de los Palacios miembros de APCE?

Somos posiblemente los espacios destinados a una amplia concentración de personas más seguros que existen actualmente. Estamos incorporando a gran velocidad la innovación más puntera que arroja el mercado en materia de prevención sanitaria, y hago especial hincapié en esto porque lógicamente es la principal demanda en la actualidad. En cualquier caso, la pandemia no ha hecho más que acelerar un proceso de actualización generalizado que estaba en marcha. Hemos sido pioneros en los procesos de certificación de políticas vinculadas con calidad, gestión medioambiental, accesibilidad o seguridad, y en los últimos años hemos incorporado de pleno a estas políticas la hoja de ruta que establecen los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Sin duda, en la organización profesional de eventos somos referentes en cuanto a conocimiento, especialización, profesionalidad y solvencia. 

tags